Trastornos alimentarios

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria son enfermedades potencialmente graves, pero que si son detectadas de forma precoz y tratadas de forma intensiva, la evolución puede ser muy positiva. Existen dos tipos principales, la anorexia nerviosa y la bulimia. En ocasiones, no es necesario que el trastorno alcance un punto extremo, sino que una simple mala relación con la comida podría llevar a perjudicarnos.

Anorexia

Se caracteriza por una pérdida significativa del peso corporal, reduciendo el consumo de alimentos. La persona anoréxica restringe especialmente los alimentos “que engordan” y puede recurrir a los vómitos, experimentando un miedo intenso al aumento de peso, a pesar de que éste disminuye cada vez más y de una manera alarmante.

La persona niega su pérdida de peso y no suele tener conciencia de enfermedad. Las preocupaciones por los alimentos se vuelven obsesivas, la necesidad de “control” y exigencia perfeccionista de su apariencia se va haciendo cada vez más imperiosa causando un gran sufrimiento.

La Agorafobia desencadena síntomas muy molestos que pueden llegar a despertar un gran temor, ya que no se limitan al plano psicológico, sino que incluso provocan intensas reacciones fisiológicas.

    Sus principales síntomas son:
  • Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo normal para la talla y la edad.
  • Adopción de dietas, que dan a la persona sentimiento de poder y control.
  • Único objetivo: “ser delgado/a”.
  • Carácter hostil e irritable. Sobreviene la depresión.
  • Actividad física intensa.
  • Miedo intenso a ganar peso.
  • Distorsión de la imagen corporal.
  • En la mujer, ausencia de ciclos menstruales consecutivos.
  • Negación del “problema”.
  • Estreñimiento.
  • Preocupación obsesiva por las calorías de los alimentos.
  • Vómitos.
  • Guardar, esconder o tirar comida.
  • Hiperactividad.

Bulimia

Es una enfermedad que produce desarreglos en la ingesta, con períodos de compulsión y dietas abusivas, asociados a vómitos, laxantes y diuréticos. Suele aparecer más en las mujeres que en los hombres, normalmente en la adolescencia y puede llegar a durar muchos años.

Las personas que padecen bulimia sienten culpa por comer demasiado, suelen provocarse vómitos y realizar ayunos. Por esto pueden presentar oscilaciones bruscas del peso corporal.

    Sus principales síntomas son:
  • Fuertes deseos de comer alimentos dulces y ricos en grasas.
  • Ingestas compulsivas.
  • Sentimientos de culpa después de un episodio, provocando vómitos y usos de laxantes.
  • Ansiedad y compulsión por la comida.
  • Deshidratación, a causa de los vómitos.
  • Alteraciones menstruales en la mujer.
  • Aumentos y descensos bruscos de peso.

ANSIEDAD Y TRASTORNOS DE LA ANSIEDAD

PSICOLOGÍA INFANTIL Y ADOLESCENCIA

TERAPIA DE PAREJA

DEPRESIÓN Y TRASTORNOS DEL ESTADO DEL ÁNIMO

LUDOPATÍA Y ADICCIONES

TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD

Psicoesfera - Centro de Psicología en Ribadeo y Burela|María Pérez Iglesias

En Psicoesfera estamos a tu disposición para cualquier consulta que nos quieras hacer. No dudes en poner en contacto con nosotros en los teléfonos 982 106 410/982 580 322 o bien pulsando aquí.