Ansiedad y trastornos de la ansiedad

La ansiedad es una respuesta innata cuyo fin es la supervivencia. Cuando nos encontramos ante un peligro la ésta se dispara haciendo que reaccionemos de la forma más eficaz para sobrevivir, por lo tanto, la ansiedad es beneficiosa, ya que nos ayuda a enfrentarnos a situaciones difíciles. Pero también puede ocurrir que la ansiedad nos traicione, como en situaciones que no suponen ningún riesgo, pero que la persona evalúa como amenazantes o cuando ante una situación concreta necesita actuar de manera especial.

¿Siempre que nos sentimos ansiosos es porque realmente existe un peligro? Muy probablemente la respuesta es "no".

Algunos de los Trastornos de Ansiedad más comunes…

Agorafobia

¿Tienes miedo de estar en un sitio público y temes la posibilidad de sufrir ataques de pánico? ¿Evitas estar en lugares en donde se concentra mucha gente, como centros comerciales, eventos, tiendas, transportes públicos? En ese caso, es probable que sufras de Agorafobia. La Agorafobia es un trastorno que puede llegar a limitar profundamente tu vida diaria, pero que tiene solución. De hecho, debes saber que no estás solo, la Agorafobia afecta entre el 1,5 y el 3,5% de la población mundial.

La Agorafobia puede aparecer de manera aislada o presentarse junto al Trastorno de Pánico. El Trastorno de Agorafobia se caracteriza por una ansiedad permanente cuando te encuentras en lugares o situaciones donde escapar puede resultar difícil (o embarazoso) o en las cuales, en el caso de aparecer una crisis de angustia inesperada, no podrías recibir ayuda. Los temores agorafóbicos suelen estar relacionados con situaciones puntuales, como estar solo fuera de casa, estar lejos de un hospital, mezclarse con la gente o hacer cola, pasar por un puente, viajar en avión, autobús, coche, metro o tren, etc. Como la persona le teme a estas situaciones, opta por evitarlas. Por ejemplo, puede limitar el número de viajes o incluso se resiste a emprenderlos, ya que tiene miedo a que aparezca la ansiedad o se desencadene una crisis de angustia. Obviamente, esto restringe mucho su vida cotidiana. En los casos más graves incluso llegan a recluirse dentro de casa durante meses o años y solo salen para realizar las tareas indispensables.

La Agorafobia desencadena síntomas muy molestos que pueden llegar a despertar un gran temor, ya que no se limitan al plano psicológico, sino que incluso provocan intensas reacciones fisiológicas.

    Dentro de los síntomas físicos podemos encontrar:
  • Respiración acelerada.
  • Presión en el pecho.
  • Diarrea.
  • Sudoración excesiva.
  • Náuseas.
  • Temblores.
  • Mareos.
  • Micción frecuente.

Trastorno de Ansiedad Generalizada

En el Trastorno de Ansiedad Generalizada es una preocupación de forma exagerada y poco realista de varios aspectos de su vida. El resultado es una preocupación excesiva, acompañada de un estado de vigilancia continua, tensión muscular o irritabilidad. No se teme a nada en particular sino a todo al mismo tiempo.

    Sus principales síntomas son:
  • Preocupación constante y exagerada.
  • Agitación, tensión e irritabilidad.
  • Problemas de concentración.
  • Alteraciones del sueño.
  • Temblores.
  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Tensión muscular.
  • Sudoración.
  • Respiración agitada.

Trastorno Obsesivo Compulsivo

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es un Trastorno de Ansiedad que se caracteriza por la aparición de ideas, pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes e intrusivos, llamados obsesiones.

Las obsesiones son pensamientos recurrentes e intrusivos, que el paciente reconoce como absurdos o al menos exagerados, pero que no puede dejar de pensarlos. Esto genera importante ansiedad por la imposibilidad de quitarse estas ideas. En ocasiones, estas ideas hacen que la persona realice diferentes actos para compensar la ansiedad que provocan las obsesiones.

Estos actos se denominan compulsiones alivian la ansiedad solo durante unos minutos y pueden condicionar muy seriamente la vida del paciente. Las obsesiones más frecuentes son de limpieza, contaminación, orden o agresividad.

Sus principales síntomas son:

    Sus principales síntomas son:
  • Ideas recurrentes, inadecuadas o irracionales que provocan altos niveles de ansiedad.
  • Rituales que suponen una pérdida de tiempo significativa (más de una hora al día), o una interferencia marcada en la rutina cotidiana de la persona, en sus relaciones laborales, su vida social…
  • Sentimientos de excesiva responsabilidad y culpa.
  • Trastornos del sueño.
  • Problemas conyugales, laborales, sociales.
  • Depresión.
  • Otros trastornos de ansiedad (fobias, angustia…).
  • Trastornos de alimentación.

Trastorno de Estrés Postraumático

El Trastorno de Estrés Postraumático o TEPT es una enfermedad real. Puede padecer de TEPT después de haber vivido o presenciado un acontecimiento traumático, muy estresante y donde el paciente ha creído que su vida o la vida de otros corría peligro. Nos estamos refiriendo a accidentes con víctimas mortales o heridos, secuestros, asesinatos, abusos, robos, enfermedades, combates de guerra, atracos o cualquier otra situación que pueda implicar un riesgo para la vida o la integridad física. En muchas ocasiones no es necesario que el paciente haya experimentado por sí mismo estas situaciones, puesto que la narración de estos hechos por parte de alguien cercano puede ser suficiente para desarrollar la sintomatología propia del TEPT. El TEPT comienza en momentos diferentes según cada persona. Los síntomas de TEPT pueden comenzar inmediatamente después de una experiencia aterradora y luego continuar. Otras personas pueden desarrollar síntomas nuevos o más graves meses o incluso años después.

    Los principales síntomas del TEPT:
  • Reexperimentación constante del acontecimiento traumático, en forma de flashback o pesadillas.
  • Temor muy intenso ante el recuerdo del hecho traumático y de la posibilidad de que vuelva a ocurrir.
  • Trastornos del sueño.
  • Sentimientos de culpa (en caso de haber sobrevivido a una situación en la que otros fallecieron).
  • Alucinaciones auditivas (en algunos casos).
  • Somatizaciones.
    Los niños que padecen de TEPT pueden manifestar otros tipos de problemas. Estos problemas incluyen:
  • Comportamiento similar al de niños menores.
  • Imposibilidad de hablar.
  • Quejarse frecuentemente de problemas estomacales o dolores de cabeza.
  • Negarse a ir a determinados lugares o a jugar con amigos.

PSICOLOGÍA INFANTIL Y ADOLESCENCIA

TERAPIA DE PAREJA

DEPRESIÓN Y TRASTORNOS DEL ESTADO DEL ÁNIMO

LUDOPATÍA Y ADICCIONES

TRASTORNOS ALIMENTARIOS

TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD

Psicoesfera - Centro de Psicología en Ribadeo y Burela|María Pérez Iglesias

En Psicoesfera estamos a tu disposición para cualquier consulta que nos quieras hacer. No dudes en poner en contacto con nosotros en los teléfonos 982 106 410/982 580 322 o bien pulsando aquí.